domingo, 13 de octubre de 2013

Como siempre.

Duermo con tu camisa como siempre,
duermo de un solo lado de la cama como siempre,
duermo sola como siempre,
duermo esperando un mensaje como siempre,
duermo soñando contigo como siempre,
duermo con la esperanza de verte por la mañana como siempre.

Despierto con tu camisa como siempre,
despierto de un solo lado de la cama como siempre,
despierto buscando que me busques como siempre,
despierto con las ganas de verte como siempre,
despierto con la esperanza de pasar el día contigo como siempre.

Vivo pensando en ti como desde que te conocí, vivo por que aun sin ti lamentablemente puedo respirar, puedo caminar, puedo pensar, puedo sentir, puedo trabajar, puedo vivir, todo esta como antes pero todo ahora es diferente.
Es la misma gente, las mismas calles, la misma casa, la misma ropa, pero nada es igual.

Hey amor!.

Hey amor muero de sueño!...
Todo el día tengo sueño, acabada de despertar tengo sueño, acabada de levantar quiero acostarme de nuevo.

Hey amor muero de hambre!...
Después de comer quiero algo más, después de cenar quiero algo más, acabada de desayunar quiero algo mas.

Hey amor muero de todo!...
De ganas, de tristeza, de amor, de sueños, de anhelos, de pasión, de recuerdos, de ausencia, de tu falta.

Hey amor muero de ti!...
Tu presencia me hace falta, tan solo sentir tu alegría o tu dulce agonía por vivir conmigo.

Hey amor muero por matarte!...
Partida en mil, mi alma, mi corazón, destrozados mis sueños y las ilusiones que me creaste entre tus promesas, entre tus gritos revives las ganas de no verte nunca más, lucho diariamente contra mi tonto sentimiento de tenerte.

Hey amor muere tú!...
Muero por el dolor, por el de tu ausencia y por preguntarme como pudiste hacerme tanto daño jurandome amor.

viernes, 11 de octubre de 2013

La despedida.


Por medio de la presente hago constar,
que he sido yo quien se a privado de la vida,
entre lagrimas, desesperación e ira;
he volteado al cielo buscando respuestas,
una luz y esa mano que por mi apuesta
con las ganas de justicia por mi propia mano
al que ayer dijo amarme con besos y abrazos;
como hacerle cuando el alma se aferra a sus lazos
cuando no hay estado de conciencia entre sus labios
cuando el cuerpo por inercia responde a su lado...
Pero solo así, hasta hoy, cuenta me he dado
he cavado mi propia tumba con el corazón en pedazos
una plegaria al viento y mis ojos despegados,
el corazón apenas palpita y los pies
no andan
quizá sea el crepúsculo que no me deja respirar
o quizá esta gente que no deja de pasar,
también, quizá, sea esta incertidumbre y mi conciencia
con el amor que aún queda junto con mi ignorancia,
ignorando mi corazón por mi dependencia,
que gritando a sangre pide clemencia,
será su presencia, sus ojos, su boca o su rebeldía.
Pero ya no puedo mas con esta diaria agonía.

martes, 23 de julio de 2013

Los ruidos de mi silencio.

Me ahogo en mis silencios llenos de ruidos...

En los silencios de la noche con sus grillos, su viento y lluvia...
En los silencios de la mañana con sus aves y sus andantes
En los silencios de mi alma, cuando se perturba por ideas vagas
y grita incesante la desesperación y el coraje que ha guardado...

Lleno de ruidos en mi silencio, cuando mis ideas andan como parvada en campo abierto.

Lleno de calma mis ojos cuando las imágenes pueden perturbar mi alma...
Con el silencio y mi soledad encuentro la respuesta que siempre esta frente a mi.

miércoles, 17 de julio de 2013

Sigo aquí.


"Fue la serenidad y la paz de mi alma por saber que no estoy perdida, quienes me han salvado del huracán cuando me soltaste la mano".

miércoles, 1 de mayo de 2013

"Aprended de mí"


“Aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas”.
(Mateo 11:29).

¿Es mas fácil decir las cosas como queremos y salen en el momento que analizarlas y compréndelas un poco y quedarnos callados?...

En ocasiones decimos cosas que no tendríamos que decir, que salen de un corazón impulsivo que no mide consecuencias y que tira la ráfaga de palabras sin pensar que lo que dijo, pudo dañar o daño a quien recibe.

¿Somos lo suficientemente humildes para reconocer que nos equivocamos?

Por que no la próxima vez que se este frente a un momento tenso, donde el coraje o la emoción mas intensa de ese instante se hace presa de nosotros, porque no cambiar y quedarse callado y no decir lo que quieres decir en ese momento…
La mansedumbre y la humildad son necesarias en nuestro diario vivir, porque todos los días nos enfrentamos a situaciones que nos querrán robar la paz, pero depende de nosotros el que eso pase, depende de ti ser el impulsivo o pensar antes de hablar.

Si antes de responder a algo; pensar bien lo que se va a decir , y pensar en las consecuencias que eso traerá y sobre todo pensar si:

“¿Serias capaz de decir eso mismo en un momento de pasividad?”...
¿Que cambiaría?

“Aprended de mí que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas”.
(Mateo 11:29).



Tolerancia, paciencia, tranquilidad, serenidad, amabilidad, comprensión, atención, espacio, expresión; escucha, habla, cuida, respira, reflexiona, espera, perdona, ama, da, recibe, pide, abraza, suelta, expresa, supera, regresa, suspira, conoce, indaga, resuelve… La vida es una.




viernes, 26 de abril de 2013

Por esos tiempos.


Por esos tiempos hostiles y crueles,
que quebraban los sueños,
y destruían el suelo,
bloqueando el corazón y el camino;
cuando el alma lloraba
tras la mascara de tranquilidad,
los gritos en las palabras
“yo estoy bien”…
Gritos de dolor, desesperación, ira profunda,
vergüenza, pisoteando la esperanza…

Por esos tiempos tristes y monótonos,
cuando los pies pesaban toneladas,
no había motivo, no había ganas…
Esos tiempos solo era yo y mi destrucción,
éramos uno, yo era mi destrucción…

A cada paso sentía como me desmoronaba,
como mis pies se quebraban,
como mi suelo era más frágil cada vez,
caía, abajo era mi lugar, no había sol…
No había más que mi habitación.

Por esos tiempos de tanta gente y soledad extrema…
Por esos tiempos de sonrisas hipócritas…
De obscuridad y temor,
que se convertían en coraje y odio…


Por esos tiempos donde el corazón
se pudrió de vergüenza y dolor…

Por esos tiempos hoy no vuelvo,
hoy no lloro,
hoy sonrió,
hoy surjo,
Por esos tiempos hoy no hay dolor,
Por esos tiempos hoy canto,
hoy camino,
Por esos tiempos hoy mi felicidad es el primer rayo de sol por la mañana, la majestuosidad del ocaso, la belleza de la noche, la sonrisa del niño imperativo, el detalle de la solidaridad entre nosotros, el despertar, el recuerdo de la persona amada, la tonada desafinada del señor en bicicleta.
Por esos tiempos de soledad, hoy la acepto,
Por esos tiempos de limitaciones, hoy no conozco el límite,
Por esos tiempos agradezco, por esos tiempos que me enseñaron que es un error el dicho “las cosas son como son, no como se desean”…
Por esos tiempos soy lo que quiero ser,
No miento,
No juzgo,
No hay hipocresía…
Por esos tiempos trato como quiero ser tratada,
Escucho,
Entiendo,
Comprendo,
Observo,
Conozco y me alejo,
Conozco y me quedo,
Quiero,
Amo,
Sonrió.

Por esos tiempos que yo he vivido, que tu has vivido, que alguien vivirá… Por esos tiempos que cambio y reafirmo mis conceptos, por esos tiempos no juzgues.